Contenedores Marítimos En Venta

Materiales de fabricación de contenedores marítimos en España

Los contenedores marítimos son piezas cuyo diseño está pensado para el envío de productos por vía marítima, principalmente en ocasiones donde el volumen de la carga es más grande de lo común, de manera que no puede adaptarse a otro tipo de medios de transporte. Una vez que llegan al puerto de destino, la mercancía transportada en contenedores marítimos también de transporta por vía terrestre o aéreas, comúnmente a bordo de camiones o trenes de carga.


En España, los contenedores marítimos en venta son fabricados por lo general en acero corrugado, un material muy resistente, lo que lo convierte en una excelente opción para que pueda cumplirse el objetivo de estas piezas gigantes de transporte. No obstante, existen otros tipos de contenedor marítimo que también se fabrican en el país, con el uso de materiales como la madera y el aluminio.


Dicho esto, cabe destacar que no todos los contenedores marítimos son iguales, en ninguno de sus aspectos. Tanto el material con el que son fabricados como así también los diseños y magnitudes pueden variar, en base a diferentes aspectos. Por lo general, se tienen en cuenta dos factores principales, que son el volumen de la carga y su tipo, la cual es comúnmente puesta en kilos o toneladas.


Es de vital importancia que los contenedores marítimos en venta dispongan de una puerta de dos hojas en uno de los costados, y no solamente en una de las puntas, en virtud de que la carga y descarga de productos se realiza en uno de los anchos del contenedor. Asimismo, deben disponer de un suelo de madera colocado sobre vigas transversales, encargadas de soportar todo el peso de las mercancías, como así también paredes de acero anclado y perfiles fabricados en acero.


Si bien la medida más común de contenedores marítimos es de 6 metros de largo, 2.4 mts. de ancho y 2.3 metros de alto, son múltiples las variantes con las que pueden fabricarse, siempre en vista de aprovechar al máximo el espacio del que se disponga y de la mercancía a transportar para la que se fabrican en un inicio.