Buscar
  • JOSE LUIS SANTIN

Contenedores por las nubes

Los altos precios de los fletes podrían persistir en 2021



Con el bloqueo del canal de Suez se ha agudizado la lentitud en el movimiento de carga maritima y logistica portuaria, ademas del incremento de los fletes.


Este desiquilibrio entre oferta y demanda que se ha generado en el comercio por la pandemia del COVID-19, ¿tendran que asumir los altos costos los importadores y consumidores finales?


El negocio de la carga naviera parece ir viento en popa mientras otras economias no levantan cabeza como puede ser las aerolineas. La carestía de los fletes marítimos ya es un problema global que no parece de sencilla solución, el flujo irregular de contenedores ha generado escasez relativa, lo que a su vez ha aumentado los precios a niveles jamás vistos.

Y no parece revertirse.


Ahora el gran desafio es conseguir espacio en los barcos para transportar ademas de que hay disponibilidad de contenedores maritimos para consolidar la carga.


Al llegar la pandemia se agudizo la escasez de contenedores ya existente debido a que se ralentizo muy bruscamente la fabricación de nuevos contenedores, cayo un 40 % en el primer semestre de 2020 en comparación con el 2019 debido a la pandemia. Ademas hay que tener en cuenta que en los puertos se mueve todo más lentamente ya que menos personas trabajan al mismo tiempo. El problema es un fenómeno mundial.

Y con la reciente crisis del bloqueo del canal por el buque Ever Given, ha provocado mayor incertidumbre en el ambiente logístico y de la importación. Previo al incidente, todavía se estaba luchando en conseguir contenedores vacíos para poder mantener un flujo operativo aceptable. Va a ser un desafío importante conseguir contenedores vacíos en China para exportar al resto del mundo.


¿NUEVA NORMALIDAD?

La pregunta es obvia: ¿cuándo terminará todo esto?

Algunos apuestan a que debe pasar la pandemia, primero.

Recientemente la naviera Hapag Lloyd confirmó que ya está recibiendo los primeros contenedores de la orden de 150.000 TEU que hizo recientemente, tanto estándar como refrigerados, y que le suponen una inversión de US$ 500 millones.

También hubo una inyección de contenedores nuevos a la flota de Maersk en 2020.


El problema no es tanto la disponibilidad de contenedores a nivel global, sino más bien su retorno a los países que más exportan como China.



10 vistas0 comentarios